El acaso quiso que nos encontrásemos en España – Galicia – A Coruña.

Después de haber actuado en diversos teatros de ópera, salas de concierto y auditorios, festivales y encuentros artísticos de renombre, sobre todo en Alemania, y en los últimos años también en España, Carmen Durán, soprano lírico-spinto, cantante premiada, de sólida formación técnica y musical, y el autor de estas líneas, decidimos salir en búsqueda de nuevos campos de actividad artística… y para ello entramos en contacto con el reconocido pianista de jazz, compositor y arreglista Alberto Conde, profesor del Conservatorio Superior de Música de A Coruña.

Fuimos recibidos de brazos abiertos, con gran espontaneidad, enorme entusiasmo y entera disposición para empezar a organizar inmediatamente un proyecto musical juntos. Nuestro objetivo primordial era, por motivos obvios ligados a nuestro gusto personal y a anteriores experiencias, con calurosa recepción por parte del público y de la crítica, en Alemania, explorar el riquísimo campo de la música brasileña a ser posible con un enfoque jazzístico, moderno, distinto al ámbito clásico a que estábamos habituados.

Ya durante los primeros contactos en búsqueda de repertorio adecuado fuimos descartando de común acuerdo, y por evidentes razones músicales ligadas a la interpretación y a la enorme proliferación de trabajos existentes en ese ámbito, la idea de entrar en el campo de la bossa-nova y adyacencias.

En Alemania ya habíamos participado (Carmen Durán y yo) en muchos conciertos y recitales clásicos incluyendo a Villa-Lobos, Lorenzo Fernández, Mignone, Camargo Guarnieri, Osvaldo Lacerda,Valdemar Henrique, Cláudio Santoro, y además a Luís Bonfá, Tom Jobim, Chico Buarque, Toquinho y a otros monstruos sagrados de esa genial especie.